cineforum

No era uno de los vuestros

 

Giuseppe Peppino Impastato nació en Cinisi en la provincia siciliana de Palermo, Italia. Hijo de una familia cercana a la mafia rompió relaciones con su padre en la adolescencia y se convirtió en un activista político y cultural de la Italia rural de los años 60 y 70. I cento passi (Los cien pasos), distancia que separaba la casa del héroe y la del malo de la película, cuenta la historia de un hombre estoico que combatió al poder establecido en aquel pueblo italiano que él denominó “Mafiópolis” en las denuncias que hacía desde “Radio Aut”, emisora fundada junto a sus compañeros de batalla.
Grosso modo es el argumento de la proyección que sirvió a la Asociación Cívica Hinojoseña (ACH) para la sesión inaugural de su cineforum. Bautizado como Cineforum Los cien pasos, en claro homenaje al activismo cultural representado en la película que les sirvió para estrenar este “espacio de diálogo” como lo denominó Santos Sandoval, miembro de la asociación y presentador de este nuevo proyecto de la ACH celebrado en el patio del Museo Etnológico de Hinojosa.
Caían las escenas acompañadas de una espectacular banda sonora sesentera que iba desde Janis Joplin, Procol Harum o The animals y que clavaban los momentos de tensión del filme. También de diálogos y monólogos cargados de intención está hecha esta película: Supplica a mia madre donde la madre de Impastato recita ante su hijo esta poesía de Pier Paolo Pasolini, la conversación sobre la belleza entre Peppino y Salvo que invita a recordar a la gente que es la belleza y ayudarle a reconocerla, o el discurso de este, Salvo, en “Radio Aut” tras el asesinato camuflado de suicidio del protagonista; consiguen que el espectador entre en la intimidad de un personaje incapaz de dominarse así mismo en sus impulsos de lucha contra el poder como dijo una espectadora tras la proyección.
fotograma de la película

Lleno de detalles revolucionarios, personajes planos e impertérritos como la madre, tan mediterranea, tan sufridora, tan católica y amante de sus hijos; o el del tío Tano, capo mafioso de Cinisi, el malo de la película, como decía más arriba, que “permite” la lucha de Peppino en clara alusión al poder absoluto que simbolizaba en aquella Italia provinciana, rural y costumbrista que queda retratada impecablemente en la cinta. La escenas finales, asesinado ya el protagonista, son extraordinarias. Mientras una marabunta de gente gritaba no olvidar el sacrificio de Impastato, la madre, destrozada, velando el cuerpo de su hijo y acompañada del primo Anthony, que representa al mafioso italoamericano, sentencia tras decir este que Peppino al fin y al cabo que “era uno de los nuestros”: “No, él no era unos de los vuestros, y no lo voy a vender”. Este cineforum tendrá su próximo pase en agosto para pasar tras las vacaciones de verano a tener una programación bimensual a partir del mes de septiembre.

Giuseppe Peppino Impastato,
fotografía del año 1960

Miguel Ángel Pérez Pimentel

 

21/07/16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s