cineforum

El daño de una mentira

La noche del 10 de septiembre, en el patio del museo etnológico de Hinojosa del Duque, pudimos disfrutar de la proyección de JAGTEN, título original de la película La Caza del año 2012 y de origen danés, que nos narra la historia de Lucas (Mads Mikkelsen), un profesor de educación infantil que se ve envuelto en un delito de abuso sexual a menores, “sin comerlo ni beberlo”.


           
Cartel de la película
En esta producción, en la que el director Thomas Vinterberg, usa los primeros planos con el fin de introducirnos en la psicología del personaje, podemos captar la diferencia tanto en velocidad de escenas como en el sensacionalismo al que estamos acostumbrados con las películas americanas. Esta ralentización del tiempo nos hace gozar de una selección de detalles en el que resaltaría el cara a cara del protagonista con el padre de la niña (presuntamente acosada) cuando se encuentran en la iglesia, imagen también usada para la portada de esta película.

La historia transcurre en una pequeña comunidad de vecinos, en la cual la noticia corre como la pólvora, y no de forma mediática, como sería lo más común en una película americana, sino a través del boca a boca entre el profesorado y el resto de la población. Gracias a esta falsa acusación, Lucas pasa de llevar una vida plena, en la que mantiene buenas relaciones con sus compañeros de trabajo, alumnos, amigos,… a perderlo todo.
Llama la atención, una corta escena, y digo corta escena porque dura apenas unos segundos, en la que aparece el protagonista matando a un ciervo por medio de un disparo de rifle. El ciervo que está tranquilamente en el bosque, indefenso, pierde la vida. Esto sería el paralelismo más notable, el ciervo y Lucas, los dos felices y a la vez indefensos ante algo injusto que les hace perder la vida.
fotograma de la película

Esta gran obra nos transmite el daño que puede hacer el juicio social, y ahora más que nunca en pleno siglo XXI, nos hace reflexionar, que con las nuevas tecnologías hay un gran peligro difícil de controlar, al haber mucha más facilidad de difusión ante cualquier dicho o hecho, ya sea verdadero o falso.
Al final de la película nos surgen tres preguntas, y es con respecto al disparo que pasa rozando la cabeza del protagonista. ¿Qué nos quiere transmitir esta escena? ¿Es fortuito o va dirigido a él?
Personalmente pienso, que al igual que Lucas le ha perdonado la vida al ciervo que aparece en estos últimos minutos, él también se ha salvado en esta ocasión, tanto a lo largo de la película con la falsa acusación, como al final con el disparo fallido y a la vez simbólico.
De todas formas lo dejo en el aire y os animo a hacer un comentario con vuestra opinión.
                                                          
Natalia Sánchez Conde

14 de septiembre de 2016
                                                                                                                

2 comentarios en “El daño de una mentira”

  1. Muy buena la crónica, como muy buena es la película y la iniciativa que habéis tenido. Realista película sobre el corsé social al que “libremente” nos someten desde que nos levantamos.
    Enhorabuena por enésima vez y ánimo.

    Me gusta

  2. Excelente exposición e interesantes interrogantes.
    No he visto la película por eso voy a actuar como los protagonistas del pueblo en la película,por rumores: en primer lugar he buscado el porqué de la mentira, porque no es inocente quien la fabrica pues la mentira hace uso de conciencia ya sea para proteger o para atacar y destruir. El ejemplo más claro lo tenemos en animales primitivos como es el camaleón que utiliza el mimetismo para protegerse de sus depredadores o para atacar a sus presas.
    Ahora bien, quién inconsciente o conscientemente la apoya o se apoya en ella en esta sociedad opacada por la vanidad. Yo diría que la envidia por alguna u otra razón en el deseo de anular al semejante y hay que tener sensibilidad de ciego para no verse arrastrado por ella.
    En cuanto a las interrogantes que planteas Natalia, Nos quiere decir que todos estamos en el punto de mira de alguien y que nos pueden dar un toque de advertencia antes de que vayan a por nosotros en firme.
    En la escena que comentas del protagonista disparando al ciervo, creo que quiere decir que al igual que la mentira puede ser destructiva, el odio y el rencor hacia aquellos que nos han hecho daño nos pueden convertir en cazadores sin piedad. Pero en este caso el protagonista es misericordioso y está dotado del espíritu del perdón.
    Espero haber estado a la altura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s