cineforum

La Cara y la Cruz de la Fábrica de los Sueños

 
Cartel oficial de la cinta
En la última sesión de Cineforum ofrecida el pasado viernes día 9 de Diciembre, asistimos a un viaje al pasado donde pudimos ver el glamour y la decadencia de la maravillosa época dorada de Hollywood gracias a la proyección de la película Sunset Boulevard (pobremente traducida al castellano como El Crepúsculo de los Dioses).
 
Esta obra maestra dirigida por el gran Samuel Wilder (más conocido como Billy Wilder) sigue estando de actualidad gracias a su gran mensaje realista y devastador de lo que había detrás de las cámaras de Paramount  y que sigue constituyendo una realidad para todos los que trabajan hoy día en el mundo del cine.
Tras este pequeño apunte, para comenzar con el análisis de la película, lo haremos con un repaso por sus personajes. El papel protagonista de esta película no podía ser de otro modo que de la gran Gloria Swanson que representa a Norma Desmond, una diva del cine mudo olvidada y anquilosada en el pasado que quiere volver a ser lo que una vez fue : The Greatest! (La más grande).

En una segunda posición nos encontramos a Joe Gillis (William Holden) como guionista frustrado que en su lucha por la supervivencia, es contratado por Norma Desmond para que trabaje para ella en su intento por volver a la gran pantalla. Aquí Gillis nos recuerda a un joven Billy Wilder cuando tuvo que escapar de la Alemania Nazi y huir a Estados Unidos (pasando por París) con poca fortuna como guionista para Paramount.
 
La actriz Gloria Swanson (Norma Desmond)
y el actor William Holden (Joe Gillis)
Seguidamente nos encontramos con Max (Erich von Stroheim) en el papel de mayordomo de Norma Desmond. Sin embargo, casi al final de la película se sabe que él era un reconocido director de cine (como en realidad así era) que lo deja todo por ella.
En una cuarta posición está Betty Schaeffer (Nancy Olson, cuyo papel secundario le llevaría a ganar el Óscar a mejor actriz secundaria) secretaria frustrada que deja su trabajo para convertirse en guionista en colaboración con Joe Gillis, del cual se acaba enamorando.
Con este reparto y el cameo de famosos como el director Cecil B. DeMille y actores como Buster Keatony Anna Q. Nilsson hacen que las expectativas que generan la película sean de las mejores.
Sin embargo, no solo los actores hacen que esta película haya prevalecido a lo largo de su historia, sino la delicadeza con la que se tocan temas de actualidad. Por un lado la fascinación por la juventud, la fama y el orgullo. La vida de Norma es puro espectáculo y ella vive continuamente en el rodaje de su película personal en la que utiliza a los demás según sus caprichos: Max es un mayordomo anulado hasta el extremo y Gillis es presionado a amar a Norma por el temor a que ésta se suicide.
 
   Erich von Stroheim, en su papel de mayordomo Max
Muy ligado a este tema se encuentra el papel de la locura/amor del que hace gala Norma con Gillis y también se podría decir que con todo lo que hace. Es una mujer de extremos, te ama o te odia pero sin un término medio. Si bien, el amor está representado de manera muy diferente por otros dos personajes: Gillis que aunque enamorado de Betty, es superado por su instinto de supervivencia y la deja marchar. Y, por otro lado Max que muestra el mayor mensaje de amor posible: el amor por encima de todo, incluso de su propio honor ridiculizado al papel de sirviente.
 
En cuanto al género de la película, vemos que Sunset Boulevard es un claro ejemplo de…. ¿Comedia, drama? Dejémoslo en Melodrama. Este género tan característico del cine negro de la época es una mezcla de experimentación, ironía, comicidad e incluso elementos grotescos. En este sentido, no puedo si no referirme al mundo de la literatura y en especial a una de las figuras más importantes de los 50 en la literatura de lo absurdo: Samuel Beckett. Ese primer plano del entierro del chimpancé es una clara imagen de lo que el absurdo representa (que también se puede interpretar como herencia del cine mudo) y en general la idea de no tener un sentido la vida (meaninglessness of life) es una constante en la literatura de Beckett. También hay que hacer referencia a otro concepto muy importante que salpica a todos en la película: “Struggle”o en castellano “lucha”, todos y cada uno de ellos llevan su lucha personal (concepto que pone de moda Freud y su psicoanálisis).
 
Fotograma de la escena final de la película

 

Siguiendo en el campo de la literatura no podemos dejar de hacer referencia a Salomé que es el guión que elige Norma para volver al mundo del cine y que representa una clara alegoría de lo que ella misma hace con Gillis. Una caprichosa Salomé que acaba matando a San Juan (Gillis) porque no obedece a su capricho. De hecho, la película acaba y empieza con un plano de Gillis asesinado por Norma y su cadáver flotando en la piscina. ¡Qué fantástico es el surrealismo! Gillis siendo el narrador de su propia historia y su propia muerte, algo que luego veremos suavizado en The Great Gatsby (El Gran Gatsby) de F.S.Fitzgerald.
 
El cineasta, Billy Wilder 
Dejando a un lado la literatura y volviendo al cine hay que comentar diferentes aspectos: por un lado la genialidad del director de mostrar a través del film la otra cara (bastante menos bonita) de Hollywood, lo que conlleva caer en el olvido y perder la fama. Y por otro lado, el concepto del “Mîse en Abyme”[1] (“puesta en abismo”) que aquí hace referencia a la idea del cine dentro del cine y esto está magistralmente demostrado en diferentes momentos de la película: el primero de ellos es cuando Norma y Gillis están viendo las películas en las que ella era la protagonista en su época de actriz del cine mudo; otro bonito momento es cuando Norma suplanta la identidad de diversos actores, entre ellos, el gran Chaplin o, cuando Norma acude a los estudios Paramount y se ve cómo se rueda una película. Con todo ello asistimos a una vuelta de tuerca al mundo del cine, se pretende enseñar a lo que realmente hay detrás de las caras de las estrellas, todo un mundo que hace que sea posible esta industria.
En un último lugar, y no por ello menos importante es el papel de la música a cargo de Franz Waxman que acompaña toda la trama de principio a final con momentos tan brillantes como la interpretación de Max del gran maestro barroco Johann Sebastian Bach para enfatizar el drama del momento.
Para concluir con esta crónica sólo me cabe decir que Billy Wilder crea una extraordinaria obra de arte con Sunset Boulevard y no sólo pone de manifiesto lo que no se ve del mundo del cine, sino que muestra que la ilusión del “American Dream” Sueño Americano) es eso, un sueño del que no se puede vivir para siempre.
 
María Ester Velasco Sánchez
12/12/2016
Hinojosa del Duque 
 


[1] Este recurso es muy común en literatura en obras como Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra o El desorden de tu nombre de Juan José Millás y en pintura en cuadros como por ejemplo Las meninas, o la familia de Felipe IV (1656) donde se puede ver a Velázquez y la escena completa de cómo pintaba el cuadro o el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa(1434) de Jan van Eyck.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s