cineforum

¿Y tú, hubieras entrado?

Momento de la película en la que Lotte, Cameron Díaz,
descubre el cubículo 
El pasado jueves 22 de diciembre el Cinefórum “Los Cien Pasos” eligió la película “Cómo ser John Malkovich”. Una cinta difícil de etiquetar, y por esa misma condición, muy atractiva. 
Spike Jonze se estrena en 1999 como director con esta película americana de 122 minutos donde es muy destacable el guión a cargo de Charlie Kaufman.
En la planta 7 ½ del Edificio Martin Flemmer, en Manhattan, los protagonistas tienen la oportunidad de ser otra persona. Determinante es la elección de La Planta 7 ½ . Un espacio entre el piso 7 y 8, que parece no tener posicionamiento real. La elección del personaje central, John Malkovich, interpretándose a si mismo, da la clave al contexto en que la película se desarrolla.

En Lester Coop. los empleados caminan agachados obligados por la altura de los techos, una situación cómica y ridícula que ellos tienen normalizada. Con el Dr. Lester a la cabeza, trabajan Maxime y el recién llegado Graig. Maxime, personaje interpretado por Catherine Keener, es una mujer sofisticada y atractiva, que destaca en la mediocridad del ambiente. Creig, John Cusack, es un frustrado titiritero que acepta el trabajo presionado por Lotte, su mujer, un papel interpretado por una irreconocible Cameron Díaz convertida en la dulce dependienta de una tienda de mascotas y que está entregada a los animales.
fotograma de la cinta donde Craig, interpretado por John Cusack y
Maxime, Catherine Keener, se encuentran en la
planta 7 1/2
Craig descubre en una de las oficinas un cubículo que lo lleva a la mente de John Malkovich y lo expulsa a los 15 minutos. Esta experiencia le abre la posibilidad de innumerables cuestiones metafísicas y una idea de negocio para Maxime. Lotte al conocer la noticia prueba este viaje y siente una atracción adictiva por esa situación. Mientras, los pasillos de la singular planta se llenan de personas agachadas haciendo cola, para ser otro durante 15 minutos a cambio de 200 dólares.
 
La atractiva e indolente Maxime, único personaje que no siente la necesidad de entrar al cubículo, deja que Graig y Lotte entren y salgan, lo que provocará situaciones pintorescas como relaciones a tres y experiencias transexuales. El más afectado es Graig, que tras liberar su frustración de titiritero consigue quedarse en John Malkovich más tiempo y apoderarse de su voluntad. Ahora es su marioneta y conseguirá ser un titiritero reconocido.
Fotograma del momento en que
John Malkovich entra en su propia mente.
Una divertida escena es en la que Malkovich descubre el juego y entra en su propia mente. Esto crea un efecto caleidoscópico que le lleva a verse en todos los posibles roles que ocupan un abarrotado restaurante. Tratado de forma nada dramática este ir y venir a la mente del actor explota con el reconocimiento del Dr. Lester como jefe de un logia que va saltando de lo que llaman “Cuerpos Recipientes”, de uno a otro, buscando la inmortalidad. Y, con el embarazo de Maxime queda en duda la paternidad al igual que ocurre con el bebé y si su mente será o no ocupada.
La película está plagada de metáforas sobre el comportamiento del individuo en una sociedad que lo maneja, la dificultad de realización personal y el deseo de inmortalidad. Al igual, expone situaciones sin prejuicios, algunas inconclusas, para que sean resueltas por el espectador, lo que nos lleva a una pregunta ¿y tú, hubieras entrado?.
 
 

 

Mª Ángeles Pérez Tena
02/01/2017
Hinojosa del Duque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s