Serranilla VII

Un legado cultural reflejo de una identidad, el Convento de Santa Clara de Belalcázar

El principal objetivo de esta entrada en la Bitácora de Serranilla VII consiste en reivindicar la participación ciudadana como medio para la conservación y difusión de nuestro legado cultural, en este caso el relativo a la Comarca de los Pedroches. Tras la elaboración de un Trabajo Fin de Máster sobre el Convento de Santa Clara de Belalcázar, me gustaría compartir una pequeña reflexión sobre los valores culturales que guarda dicho monumento, pues considero que no sólo atañen a la ciudadanía de Belalcázar, sino que van más allá, pues forman parte de una identidad común.

En el convento de Santa Clara de la Columna nos encontramos con uno de los principales monumentos que conforman el Patrimonio Cultural del norte de la provincia de Córdoba, además de ser un rico ejemplo de las fábricas conventuales que se fundan al final de la Edad Media. El conjunto de valores culturales que alberga el monumento hicieron que fuese declarado Bien de Interés Cultural, en el cual se produce la convergencia de dos tipos de Patrimonio Cultural, el espacio tangible con el intangible, que forman parte de la colectividad social, ya que representan parte de su identidad como sociedad. La entidad física que supone el patrimonio edificado, en este caso el convento, alberga, además de un rico patrimonio mueble, una serie de valores inmateriales.
En este patrimonio inmaterial se reflejan las costumbres de la sociedad a lo largo de diferentes generaciones, sus creencias, su historia… Se trata de un patrimonio que se transmite de generación en generación de forma dinámica, pues se transforma a medida que la sociedad progresa y cambia sus modos de vida, y por consecuencia su identidad cultural, en este caso es reflejo de la vida consagrada de una congregación de religiosas, que ha custodiado el edificio a través de su uso, manteniendo la función para la que fue concebido el edificio, y además legando durante siglos un patrimonio intangible tan importante como es su rica repostería. Esto nos lleva a considerar el patrimonio edificado como un patrimonio vivo, en constante evolución y enriquecimiento de unos valores que reflejan a una generación anterior a la sociedad a la que es legado.
La ciudadanía, a través de diferentes organizaciones sociales e institucionales, demanda una mayor oferta cultural y la protección de su patrimonio cultural, por lo que consideramos imprescindible constatar el conocimiento que se tiene acerca de sus monumentos y de sus posibilidades de rentabilización. En el convento de Santa Clara de la Columna las sucesivas intervenciones de conservación y restauración han permitido contextualizar correctamente la percepción que el visitante obtiene del edificio, pues se han recuperado gran parte de los valores histórico-artísticos. Además, el uso cultural a través de la creación del Museo de Historia, Artes y Costumbres Populares de la Comarca de los Pedroches supone un aliciente para el desarrollo socioeconómico de la zona norte de Córdoba. El Ayuntamiento de Belalcázar, en colaboración con las Hermanas Clarisas, organiza una serie de actos que incentivan la participación social en la localidad, a favor de la conservación del convento, pues acrecientan ese sentido de identidad. Es el caso de eventos culturales de carácter puntual, como conciertos de música clásica, la representación de la obra teatral “El halcón y la Columna” cada cuatro años y la realización de visitas teatralizada al convento, estas dos últimas actividades desarrolladas por un grupo de teatro local conformado por los habitantes de la localidad.

 

Uno de los objetivos y propósitos de las asociaciones culturales y ciudadanas debe ser conocer el estado de conservación de sus monumentos, no sólo sobre los que se encuentran en su entorno más inmediato, sino, como es el caso de la Comarca de los Pedroches, todo el rico legado cultural que posee dicho territorio. Es por ello que el estudio, en este caso, del Convento de Santa Clara de Belalcázar, no es sólo interesante por el análisis de sus procesos de fundación, construcción, modificación, restauraciones y puesta en valor del monumento, sino por su importancia en la sociedad como elemento identirario.

 

Una identidad que aúne un sentido de defensa y de reivindicación para la puesta en marcha de iniciativas de conservación y difusión de sus bienes culturales, tanto por parte de las Administraciones Públicas como de los propietarios e instituciones privados. En este caso es notable, dentro de la misión de la Asociación Cívica de Hinojosa, el interés que llevan mostrando desde hace unos meses por el estado de conservación del Castillo de los Sotomayor y Zúñiga, una preocupación, no sólo por el Patrimonio Cultural de Hinojosa del Duque, sino también por el de su comarca, siendo este ámbito comarcal muy importante, pues con la suma del esfuerzo y de las iniciativas de todos sus municipios, se podrá conseguir una verdadera rentabilidad socioeconómica para la sociedad a través de la puesta en valor, tanto de sus bienes culturales, como de su oferta turística.
#RETROINNOVACIÓN
Ángel Marín Berral
 Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Córdoba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s