Serranilla VII

Ser o no ser, vivir o pasar.

“Conforme pasa el tiempo y los españoles se alejan más y más de sus orígenes rurales, las mitologías familiares que componen esa España vacía mental también se diluyen (…) A medida que se pierden fechas, nombres y referencias concretas, se gana en sugestión y en capacidad para amarrar nuevas identidades. Por eso es más fuerte la fe del analfabeto que apenas conoce los evangelios que la del erudito que los ha estudiado a fondo. La infancia es una patria poderosa, pero la infancia de los padres y de los abuelos lo es mucho más.”
(La España Vacía, Sergio del Molino)
A tan solo un año de la publicación del primer ensayo del periodista Sergio del Molino, ya se han revelado unas cuantas verdades que nuestras gentes llevan gritando hace años: España se vacía y se queda sin identidad.
Los españoles se están olvidando de sus raíces y a consecuencia de ello nos encontramos con una sociedad homogénea en la que nuestros jóvenes abrazan como suya cualquier tipo de tribu urbana, sin un tipo de fin más allá que el de unirse, como animal gregario, a la nueva moda, al nuevo arte. Aunque sea el antiarte. ¿Qué se ha hecho mal? ¿Dónde quedó la inquietud de querer mantener nuestra identidad, la de nuestros padres y nuestros abuelos y sentirnos arraigados a un lugar? Ya no se defiende la cultura del pueblo, más bien se desprecia a base de olvido, pero estamos muy equivocados, los pueblos de España ya no son La Casa de Bernarda Alba de principios del siglo XX.
Esa cultura creada del “no-lugar”, preconizada por Marc Augé a principios de los 90, va tomando cada día más y más fuerza en una sociedad consumista que a golpe selfie intenta demostrar que se ha viajado mucho, cuando en realidad se pasa por cada lugar sin pena ni gloria. Hay que cambiar de una vez esa tradición de ser viajeros de mochilas vacías, portadores de imanes y estampas que llenan la nevera de la abuela; sustituirlo por el profundo viaje a un nuevo lugar que descubres y respetas porque previamente conoces lo tuyo. Visitar más a esa abuela, no para brindarle ese imán de las Cataratas Victoria, sino para conocerte más a ti mismo: lo único que dejará aquí.
 
Será cuestión de memoria, ilusión, identidad o creencia en lo nuestro, donde tú eliges ser o no ser, vivir o pasar, pues nos guste o no, como bien dijo Delibes, gran defensor del alma centenaria “el hombre, nos guste o no, tiene sus raíces en la Naturaleza y al desarraigarlo con el señuelo de la técnica, lo hemos despojado de su esencia”.
#RETROINNOVACIÓN
La Cívica

1 comentario en “Ser o no ser, vivir o pasar.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s