cineforum

LA MEJOR OFERTA

“Siempre hay algo auténtico oculto en toda falsificación”

El pasado viernes, en una nueva sesión de Cineforum disfrutamos de una obra maestra del cine que nos sorprendió, desconcertó y enganchó.
La mejor oferta es una película dirigida por Giuseppe Tornatore 2013 (Cinema Paradiso 1988, La leyenda del pianista en el océano 1998, Malena 2000, Baaría 2009, La correspondencia 2016…).Es su película más arriesgada donde hace una propuesta personal en la separación entre la vida y el arte.

Tornatore es un director que siempre se ha manejado con los temas de la memoria y la nostalgia, como pone de manifiesto lo mejor de su filmografía. En esta obra nos presenta un personaje atractivo, una trama interesante y un escenario cuidado con una historia que se inicia con fuerza y en la que hace un uso constante de la música para remontar emociones.

still_1_3_790x398

La música que pertenece a Ennio Morricone, el compositor habitual de Tornatore, es muy discreta, pero cumple a la perfección con su papel en un thriller ambientado en el mundo del arte y las falsificaciones, con una partitura que se sale un poco de su línea habitual, lo que dice mucho de uno de los grandes compositores de la historia del cine, quien a sus ochenta y cinco años todavía se atreve a innovar.

La película está rodada principalmente en Italia, al final también sale Praga, pero Tornatore refleja una ciudad europea indeterminada.
La fotografía es impresionante, con estupendas actuaciones que en conjunto deslumbran aún más si cabe y con un guión muy marcado y cuidado que no deja nada al azar. Y un singular personaje que se llega a querer profundamente.

Este personaje es Virgil (Geoffrey Rush), un reputado coleccionista y agente de subastas que vive concentrado en su trabajo. El arte es su vida y su vía de escape.
Rechaza el contacto humano, hasta tal punto que usa guantes durante todo el día. Sólo se los quita para tocar las obras de arte con las que trabaja.
Es excéntrico, altanero y con fobia social, pero al mismo tiempo es exquisito, sofisticado, pulcro, bien vestido y lleva el pelo teñido. Sólo se relaciona con su falsificador de cabecera Billy Whistler (Donald Sutherland).

Deception_Donald_Sutherland_As_Billy_WhistlerEn los restaurantes a los que va, utiliza sus propio servicio de mesa. Ha renunciado a su vida en favor del arte, que es por lo único que se conmueve,y sobre todo ante retratos de mujeres cuyo valor real sólo él reconoce, y que colecciona de forma obsesiva. En vez de amar a una mujer, ama el concepto idealizado de la misma a través del arte.

La historia de esta película se inicia cuando a Virgil una de sus tasaciones le lleva a una villa propiedad de una enigmática joven, Claire Ibhetson (Sylvia Hoeks),de veintisiete años que ha perdido a sus padres y quiere subastar los tesoros artísticos de la villa de sus progenitores. Claire padece una extraña enfermedad,que la mantiene recluida en su casa. En esa villa Virgil descubre los mecanismos de un autómata que irá componiendo con ayuda del experto Robert (Jim Sturgess) y que le mantiene el interés en la tasación además de la obsesión por la misteriosa propietaria de la villa.

Geoffrey Rush está espectacular, dota a la película de una calidad increíble con su magistral interpretación.

la-mejor-oferta-fotoEsta película empieza como un drama romántico pero termina como un thriller. Una vez se introduce el personaje de la joven la trama crece, no sabemos muy bienpor dónde van los tiros y eso multiplica el interés por la historia. Se cuida hasta el más mínimo detalle, un desarrollo de los personajes que emociona y asombra y que enternece e inquieta.

Guión interesante, lleno de matices.

En España tuvo doscientos mil espectadores que no está nada mal, si bien queda lejos del millón y medio que tuvo en Italia.

En conclusión se puede decir que esta película es altamente recomendable, la mejor manera de acercarse a ella es como un viaje emocional. Tornatore consigue hacernos empatizar con un personaje que desde el comienzo produce rechazo por su falta de humanidad pero termina traspasándonos su dolor e incertidumbre que traspasa la pantalla y se llega hasta a “sufrir”.

El final nos dejó sin reaccionar durante unos minutos. Unos minutos que nos dieron paso al debate que se acostumbra al final de estas sesiones de Cineforum, en el que entre todos los asistentes intentamos entender y opinar de la gran obra que acabábamos de visionar.

Me pregunto con qué nueva propuesta nos sorprenderán la próxima vez.

 

Carmen María Ayuso Revaliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s