cineforum

The Light Bulb Conspiracy

Mario no entiende porque su impresora, de buenas a primeras, deja de funcionar; el mensaje que aparece en la pantalla de su ordenador es:” acuda al servicio técnico”. El servicio técnico le recomienda comprar una impresora nueva, “no le sale a cuenta” arreglarla, cuando por pocos euros conseguirá una nueva. Con esta primera historia comienza el documental: The Light Bulb Conspiracy (comprar, tirar, comprar)

Un documental que enlaza varias historias sobre la obsolescencia programada, ¡hala, menuda palabra! “OBSOLESCENCIA”, confieso que creo no haber oído estas dos palabras juntas hasta el viernes pasado, como supongo que habrá algún despistado, como yo, os cuento que el término “obsolescencia programada” viene a definir la durabilidad de los aparatos o instrumentos que utilizamos a diario(impresoras, frigoríficos, ordenadores…..) es decir,  están fabricados para que duren un determinado número de horas.

obsolescencia programada

Al contrario de lo que pueda parecer no es un término actual, ya en los años cincuenta, en EEUU, había una cierta preocupación sobre la durabilidad de los aparatos. En la película “Muerte de un viajante “ basada en una novela de Arthur Miller y  dirigida por Laslo Benedek en 1951, aparecen algunas referencias a lo poco que duraban algunos electrodomésticos o los coches. Otro ejemplo que muestra el documental es el famoso coche Ford T que allá por los años 20 era “indestructible” hasta que llegó General Motors con sus coches de diseño y poca durabilidad, la idea era cambiar de coche cada pocos años por uno más nuevo y más moderno.

Como estos dos ejemplos, el documental narra algunos más para que nos demos cuenta que el consumismo (capitalismo), nos lleva a los ciudadanos a: comprar-tirar-comprar, como se subtitula el documental, con el consecuente gasto de materia prima y residuos que genera esta imparable marea consumista. En los residuos que genera, es donde(a mi parecer), hace más hincapié el documental, en el daño que le estamos haciendo al medio ambiente que en algunos sitios ya es irreversible, para Ghana(África), es un serio problema. Además es una enorme irresponsabilidad la utilización de una materia prima, que no es eterna, y  malgastarla en productos inútiles que tienen una obsolescencia programada de pocas horas de uso.

Hay una frase lapidaria que pronuncia uno de los protagonistas del documental, Mike Anane, dice así: “La posteridad no nos perdonará, descubrirán el estilo de vida despilfarrador de los países avanzados.”

Bien, hasta aquí el problema; el documental también plantea las posibles soluciones a este problema.

En el mismo hablan de tres corrientes para revertir esta situación, explicadas por algunos de sus promotores, John Thackara propone, entre otras iniciativas, la recuperación de aquello que hemos desechado por complejo que pueda parecer, según él , en África no se les pasa por la cabeza tirar algo por el simple hecho que ha dejado de funcionar, lo recuperan, al igual que en India, allí tienen una palabra para eso “jugaad”.

Michael Braungart propone replantear la producción, es decir, que estos productos sean biodegradables al 100%, se ha creado un concepto llamado “CRADLE  to CRADLE” (de la cuna a la cuna), o hacer que las fábricas funcionen como la naturaleza, generando nutrientes en lugar de residuos, algo utópico, pero que M. Braungart ya ha conseguido en el sector textil.

Por último, Serge Latouche, promueve la más radical de las propuestas, “un cambio de paradigma en las sociedades”, lo ha dado en llamar DECRECIMIENTO, intenta demostrar la “necesidad de un cambio de lógica resumido en una palabra REDUCIR, reducir la huella ecológica, el sobreconsumismo, el despilfarro y de esta forma liberarnos;  a un mismo tiempo desarrollaremos otras formas de riqueza( amistad, conocimientos)”.

Los que critican el Decrecimiento creen que será una vuelta a la edad de piedra, Latouche considera que como mucho nos llevará a la sostenibilidad ecológica que se daba en los años sesenta del  pasado siglo.

Quizá ésta crítica os haya resultado un poco densa, pero entiendo que tratándose de un documental, en el que su labor fundamental es informar, debía contar de la forma más objetiva posible lo que vi.

Pues hasta aquí mi “crónica” de un cineforum que resultó muy interesante, no solo por el documental proyectado sino también por el debate posterior que se produjo, del que no os cuento nada por dos motivos; primero, porque tendría que reproducir las opiniones de los que debatieron y entiendo que mi subjetividad quizá no sería fiel a lo que ell@s dijeron y segundo, lo interesante de un debate es “vivirlo” y participar en él, por tanto os ánimo a asistir al siguiente cineforum, seguro no os dejará indiferentes.

Pd. Por cierto Mario (nuestro primer protagonista) consiguió arreglar su impresora, no se dejó vencer, con dos cojones.

Es curioso descubrir que la primera en sufrir la obsolescencia por parte de sus fabricantes fue la bombilla, como dato curioso, hay una bombilla en un parque de bomberos en EEUU que lleva encendida más de cien años.

Paco Ceña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s