propuestas

Centro de Horticultura

“IMPLANTACIÓN  DE CENTRO DE HORTICULTURA SOCIAL”

En los últimos años se ha producido la aparición de huertos sociales en algunas ciudades y pueblos de Andalucía. En la mayoría de los casos la iniciativa ciudadana ha sido la promotora de la creación de dichos espacios agrícolas…..

Hinojosa del Duque, 15 de noviembre de 2015.

La Asociación Cívica Hinojoseña, hace entrega en nombre de la misma del presente escrito, por ser de interés general, para su estudio por los responsables pertinentes del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Hinojosa del Duque, quedando a su disposición para cualquier aclaración  que sea oportuna

 

“IMPLANTACIÓN  DE CENTRO DE HORTICULTURA SOCIAL”

En los últimos años se ha producido la aparición de huertos sociales en algunas ciudades y pueblos de Andalucía. En la mayoría de los casos la iniciativa ciudadana ha sido la promotora de la creación de dichos espacios agrícolas, con ejemplos destacables como los huertos del Parque Moret (Huelva), de la Chana (Granada), del Parque de la Asomadilla (Córdoba), del Parque de San Jerónimo y del Parque de Miraflores (Sevilla), con reconocimientos de carácter nacional e internacional.

Los huertos sociales tienen múltiples beneficios para los ciudadanos, siendo de destacar aquellos:

  • de tipo social, mejorando la calidad de vida, las relaciones intergeneracionales, la alimentación saludable, la salud física y psicológica.
  • de tipo económico y sobre el empleo, mejorando la renta familiar de numerosas familias, propiciando el ahorro y el consumo de productos locales.
  • de tipo ambiental, favoreciendo la creación de espacios verdes y difundiendo la agricultura ecológica.
  • de tipo urbanístico, regenerando espacios baldíos y poniendo en valor solares en desuso y suelos abandonados de la actividad agrícola.

En estos momentos, tras el éxito social de los huertos ya existentes, se está produciendo un alud de propuestas en las agendas políticas de ayuntamientos¸ diputaciones y administración autonómica. La idea y la voluntad de crear huertos sociales se está implantando en la mayoría de los 771 municipios de nuestra comunidad autónoma, ya que suponen una opción viable para mejorar la sustentabilidad social, económica, territorial y ambiental de dichos municipios.

Dado que en Andalucía se concentran algunos de los mejores y más antiguos ejemplos de España, desde la Junta de Andalucía existe la voluntad de colaborar de una manera organizada en la creación y gestión de los huertos sociales en nuestra región.

Esta voluntad y compromiso de la Junta también trata de conseguir que los huertos sociales en Andalucía desarrollen técnicas de cultivo ecológicas, fomentando así el consumo de productos de calidad natural, promocionando conductas de respeto hacia la biodiversidad y animando a una alimentación saludable a niños, jóvenes y adultos.

A través del proyecto Transhabitat “Asistencia técnica para el diseño y ejecución de huertos sociales ecológicos en Andalucía”, así como con las futuras actuaciones al respecto, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural intenta dar respuesta a las necesidades e inquietudes de los andalucesen esta temática, caminando hacia una red de huertos sociales ecológicos en Andalucía en un futuro no muy lejano.

En este periodo de grave crisis económica, en el que es preciso poner en marcha ideas imaginativas que potencien la multifuncionalidad de los pueblos y ciudades, este proyecto para la creación de Huertos Sociales Ecológicos en Andalucía puede convertirse en un referente a nivel nacional y situar a Andalucía a la vanguardia en la apuesta por este tipo de espacios con múltiples beneficios sociales, ambientales y económicos.

Es por ello que desde la Asociación CívicaHinojoseñaqueremos impulsar la creación de un “CENTRO DE HORTICULTURA SOCIAL” en nuestra localidad e instamos al Ayuntamiento de Hinojosa del Duque a tomar la presente propuesta y llevarla a cabo lo antes posible.

Desde la ACH aportamos algunas ideas que consideramos interesantes y que ha sido extractadas de la “Guía para la creación de huertos sociales en Andalucía” editada por la Conserjería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía.

 

PLAN DE PARTICIPACIÓN

La participación ciudadana es una de las claves estratégicas para el éxito de los huertos sociales ecológicos. La necesidad de abordar un proceso de participación social para la organización y gestión de unos huertos parte de la idea de que los ciudadanos son los auténticos conocedores y receptores directos de dichos huertos, por lo que se hace necesario el establecimiento de un vínculo de comunicación fluida entre la propia administración local y éstos.

La participación de la ciudadanía tiene que ser considerada desde el mismo inicio del proceso de creación de los huertos sociales ecológicos. De ahí que se tenga en cuenta como un requisito previo necesario para acometer con éxito dichos proyectos. Además, el proceso participativo tiene que estar presente durante todas las fases de desarrollo, actuar como vector de transmisión de los contenidos propuestos y conseguir los objetivos acordados que son de su responsabilidad. Las actuaciones y objetivos propuestos son el elemento fundamental de consenso en el proceso de participación, reflejando las inquietudes de la población, al tiempo que provoca un cambio positivo de actitud hacia los huertos sociales ecológicos.

Sin embargo, articular mecanismos de participación ciudadana constituye uno de los mayores retos que se plantean en la actualidad.

Al hablar de participación ciudadana en los huertos sociales ecológicos debemos partir de un conjunto de criterios o principios orientadores:

  1. a) Voluntariedad. Debe tratarse de un ejercicio totalmente voluntario.
  2. b) Universalidad. Ha de garantizarse en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos.
  3. c) Transparencia. Originada en la rendición de cuentas continua entre todos los actores del proceso de creación de los huertos sociales ecológicos.
  4. d) Equidad. Asegura la participación de los grupos más vulnerables, a través de los instrumentos políticos y jurídicos necesarios, en condiciones de igualdad respecto a los demás actores y sectores interesados.
  5. e) Pluralidad. Ha de garantizar la presencia de los más diversos puntos de vista, mediante la implicación de todos los grupos o ciudadanos interesados.
  6. f) Solidaridad. Habrá de estar orientada hacia el bienestar común, por encima de intereses partidistas, sectoriales y/o particulares.

Una vez que el ayuntamiento manifiesta su voluntad de crear unos huertos sociales ecológicos, se deberá constituir un grupo de trabajo o comisión formado por los agentes sociales interesados. Este tendrá como finalidad, entre otras, proponer ideas, colaborar con el ayuntamiento, contribuir a su explicación a la ciudadanía y liderar la puesta en marcha de los huertos.

Posibles dificultades en la creación y gestión de los huertos:

En algunas ocasiones, aun cuando el ayuntamiento muestra la voluntad de promover y articular la participación de los vecinos en la creación y gestión posterior de los huertos, lo cierto es que, por diversas cuestiones, los mecanismos que se articulan o los resultados obtenidos no surten el efecto pretendido.

Estas son las principales dificultades que se pueden encontrar:

– Desconocimiento e incertidumbre sobre la participación. Puede entenderse que un proyecto de huertos no necesita participación ciudadana alguna, simplemente conocimientos desde el punto de vista agrícola. Se dedican muchos esfuerzos, entre otros, a la localización, las infraestructuras y el acceso del agua, siendo necesario organizar correctamente la participación de los ciudadanos que posteriormente van a convivir en este espacio público.

– Resistencia de los representantes políticos, técnicos y/o funcionarios.

– Inquietud ante un nuevo proyecto del que aún se tiene poca experiencia y es difícil conocer las reacciones de los ciudadanos.

– Exceso de burocracia administrativa. El proceso de creación o gestión de los huertos puede simplificarse o complicarse hasta el punto de desanimar a los ciudadanos ante los numerosos trámites a desarrollar.

– Baja credibilidad de la participación. Debido a experiencias frustradas con anterioridad en otras cuestiones municipales, la ciudadanía puede mostrarse escéptica o incrédula acerca de la fiabilidad en la creación de un nuevo proyecto.

– Inexistencia de partidas específicas. Más allá de inversiones previas para las infraestructuras, no suelen contemplarse partidas presupuestarias para un coordinador, gestor o dinamizador de la participación.

  1. PROYECTO TÉCNICO DE LOS HUERTOS SOCIALES ECOLÓGICOS

  1. A. ASPECTOS GENERALES

  1. Finalidad de los huertos

En función de la finalidad a la que se destinan podemos distinguir diversos tipos de huertos: huertos de subsistencia, huertos comerciales, huertos de ocio, huertos sociales, huertos educativos, huertos científicos y otras numerosas definiciones. La diferencia viene dada en función de la época histórica, del contexto socioterritorial en el que surgen o de la finalidad primordial que se quiere acentuar en la denominación.

En numerosas ocasiones las definiciones se entremezclan y se denominan de manera diferente según el municipio, comarca o región en la que surgen los huertos. Igualmente, en unos mismos huertos pueden darse varias finalidades de manera paralela y complementaria (ocio, social, educativo, etc.).

Dentro de la denominación “social” podrían entenderse multitud de aspectos, circunstancias y significados. Se entiende que todos los tipos de huertos, también los destinados principalmente a la comercialización, realizan una labor social.

Huertos de Subsistencia: Huertos de subsistencia han existido tradicionalmente en todos los pueblos y ciudades del mundo, como una manera de obtención de alimentos frescos y con un carácter de autosuficiencia y soberanía alimentaria. Los productos hortícolas recogidos se dedican al autoconsumo propio de la familia o al entorno más inmediato. En caso de excedentes, en muchas ocasiones, se comercializan dichos productos de manera formal o informal.

Huertos de ocio: Son aquellos dedicados principalmente al empleo del tiempo libre, la diversión o la recreación. También se les conoce como huertos recreacionales, huertos vacacionales.

Huertos terapéuticos: Son aquellos que están organizados o gestionados mediante un programa de intervención o asistencia social. Numerosas asociaciones con fines sociales y/o asistenciales utilizan los huertos como recurso como, por ejemplo, asociaciones de personas con minusvalía psíquica, asociaciones contra la drogadicción, etc.

Huertos escolares: Son aquellos que están destinados a la enseñanza de las prácticas agrícolas y las cuestiones medioambientales, utilizando como recurso de referencia el huerto. En los huertos educativos podemos a su vez diferenciar entre aquellos que realizan educación formal y aquellos que realizan educación no formal. De este modo, los huertos que nos encontramos en el interior de los colegios o centros de formación realizarían educación formal y los huertos que nos encontramos en el resto de la ciudad realizarían educación no formal. A esta categoría se le suele asociar el concepto de “huertos escolares”, pero no se debe interpretar que está dirigido únicamente a niños, ya que puede haber huertos escolares para personas mayores en un centro de educación para adultos.  El hinojoseño CEIP Maestro Jurado es pionero en este aspecto, lo cual debería tenerse cuenta porque lo favorable que puede resultar a todos los efectos.

Huertos comerciales: Dado el creciente interés por los alimentos locales de tipo ecológico, existen numerosas experiencias de huertos con la finalidad de comerciar con los productos desde un punto de vista empresarial en el entorno más inmediato del huerto. Los productos hortícolas recogidos se comercializan a mayor o menor escala dependiendo del tamaño y producción del huerto, siguiendo los cauces legales vigentes (administrativos, sanitarios, fiscales, etc.).

  1. Destinatarios de los huertos

Es preciso tener claro a priori quienes van a ser los destinatarios de los huertos. Existen múltiples opciones de enfocar los huertos en un grupo determinado de la población (edad, situación laboral, etc.) pero se recomienda que puesto que los huertos son espacios “multiproducto”, también deben ser espacios “multisociales”, es decir, de igual manera que se cultivan numerosas especies de hortalizas y verduras (lechugas, tomates, pimientos, etc.) es preciso contar con diferentes tipos de personas (adultos, niños, asociaciones, hombres y mujeres, trabajadores y desempleados, etc.). La riqueza social de los huertos contribuirá al éxito de los mismos.

  1. Organización de las parcelas

Existen muchas denominaciones terminológicas para hacer referencia a la organización interna del trabajo en cada parcela de los huertos sociales ecológicos. Se ha optado por realizar una diferenciación entre huertos individuales/familiares y huertos colectivos/comunitarios, entendiendo que:

Huertos individuales o familiares: Son aquellas parcelas trabajadas únicamente por una persona o una sola familia.

Huertos colectivos/comunitarios: Son aquellas parcelas cultivadas por un grupo de personas.

  1. Requisitos de acceso

Muchos Ayuntamientos exigen un empadronamiento en el municipio con una antigüedad de al menos un año, entendiendo que es un servicio público que el Ayuntamiento pone a disposición de sus vecinos.

Algunos Ayuntamientos también exigen un certificado médico de aptitud física para desarrollar las tareas agrícolas del huerto.

En numerosas ocasiones se establecen prioridades de determinadas cuestiones sociales o laborales, como por ejemplo, personas en situación de desempleo, personas jubiladas, etc. Es posible realizar discriminaciones positivas para aquellos grupos que el Ayuntamiento quiera favorecer a través de la utilización de porcentajes (%).

En este sentido, es preciso recomendar que siempre es preferible unos huertos de carácter diverso que unos huertos sociales con un solo perfil de ciudadano, es decir, lo ideal es que en los huertos haya parcelas destinadas a todos los grupos sociales y todas las situaciones laborales: parcelas para desempleados, parcelas para jubilados, parcelas para trabajadores, parcelas para escolares, parcelas para asociaciones, etc. Esto enriquecerá la participación y facilitará la integración de todos los colectivos en la vida de los huertos y el municipio en general.

  1. Elección de la localización

En caso de que los huertos se localicen en el exterior del núcleo urbano, es preciso conocer el entorno que rodea dichos huertos. Si los huertos están rodeados por otros cultivos de agricultura convencional, se recomienda la utilización de setos que protejan los huertos o directamente buscar otro entorno, donde la agricultura ecológica sea predominante

  1. Propiedad del suelo

Lo más lógico es que si los huertos sociales están promovidos por la iniciativa pública o por la iniciativa vecinal, el emplazamiento elegido sea un espacio de propiedad pública.

  1. Diseño de parcelas

Normalmente, los huertos suelen tener una disposición cuadrangular o rectanr siguiendo un plano ortogonal o en damero. De la misma manera que en el plano de una ciudad esta disposición exige prever donde se instalaran las infraestructuras básicas (agua, electricidad…), comunicaciones (caminos, entradas, salidas…), espacios libres (zonas comunes y de reunión para los hortelanos), equipamientos (semillero, invernadero, casetas, compostera, etc.).

A la hora de diseñar el parcelario de las parcelas se tiende a cometer el error de basarse en el criterio de la productividad frente al criterio social, es decir, insertar el mayor número de parcelas posible en el menor espacio posible. Ello provoca que en muchas ocasiones no existan espacios comunes o se priorice la producción de hortalizas a modo de factoría agroindustrial frente a la creación de un espacio público para todas las edades que fomente la convivencia, la relaciones sociales, el ocio, la educación y el contacto con la naturaleza.

Algunas recomendaciones para el diseño podrían ser:

El trazado cuadrangular o rectangular debe prever la creación de un espacio libre en el centro, a modo de plaza, ágora o foro que favorecería el contacto entre los diferentes hortelanos y grupos.

Debe contemplarse la creación de un camino perimetral que circunde la totalidad de las parcelas por varios motivos:

– Es un espacio público que recibirá visitas de escolares o grupos de ciudadanos/as y un camino perimetral permite mejor accesibilidad y mayor visibilidad al conjunto de las parcelas. Un itinerario o un recorrido lineal que acaba en una valla no es aconsejable al tener que dar marcha atrás al final del itinerario, interrumpiendo el paso de otros que aún no han finalizado dicho itinerario.

– Evitar zonas de parcelas en “fondo de saco”. Algunas parcelas que tienen uno de sus lados junto a una valla o incluso dos lados (haciendo esquina) se convierten en lugares donde depositar desechos vegetales, electrodomésticos en desuso, mobiliario personal (sillas, sillones…). Estas zonas ocultan además, cierta vista desde el exterior hacia el interior del huerto. Un huerto social en un espacio público debe cuidar con exquisitez la calidad visual, la imagen y el paisaje, por lo que se recomienda que todas las parcelas tengan “fachadas” y no “traseras”.

– El camino perimetral además proporciona la posibilidad de poner setos vivos (aromáticas) en todo el borde exterior de las parcelas mejorando así el agrosistema de los huertos.

–  Si el espacio elegido lo permite, junto al diseño cuadrangular o rectangular se puede optar por un diseño radiocéntrico en el que los caminos y las parcelas confluyan en un espacio común en el centro rodeado todo ello a su vez por caminos que circunvalan dichas parcelas.

–  Junto a lo anterior, hay que prever la creación o construcción de parcelas o mesas de cultivo adaptadas a personas con movilidad reducida. Es preciso, pues, reservar un espacio acondicionado para dichas parcelas o mesas de cultivo.

  1. Tamaño de las parcelas

Como se señaló previamente en el apartado de la Participación Ciudadana, antes de iniciar el proyecto de creación de los huertos sociales ecológicos es preferible mantener reuniones con los agentes sociales interesados, crear una comisión o grupo de trabajo o hacer un sondeo de la demanda de participantes y en función de los resultados obtenidos crear más o menos parcelas ajustando su tamaño. Las experiencias existentes en Andalucía presentan una amplia horquilla de tamaños, desde 30 m2 hasta 500 m2 aproximadamente.

  1. B. ASPECTOS TÉCNICOS
  1. Evaluación y mejora del suelo

Es importante conocer la calidad del suelo del futuro emplazamiento del huerto, ya que es un factor decisivo para el éxito de los cultivos. Casi todos los terrenos pueden ser aptos para el cultivo de hortalizas, verduras y legumbres, pero no todos deberán recibir las mismas enmiendas ni las mismas prácticas para hacer de él un lugar fértil y equilibrado.

Es recomendable acudir a un laboratorio de análisis de suelos acreditado y contar con especialistas que ayuden y orienten en las mejores prácticas a seguir.

  1. Agua y riego de los huertos

El agua es un elemento indispensable para el buen funcionamiento de los huertos.

Origen del agua:

Es preciso evitar la utilización de agua potabilizada destinada al consumo humano dado que siempre es preferible priorizar dicha agua para las personas. Por ello, se recomienda el uso de agua que no ha sido tratada con procesos de potabilización. Normalmente, el origen de este agua es subterráneo, a través de sistemas de captación como pozos o manantiales que aforan a la superficie. Para la utilización de este agua también deben tenerse en cuenta algunos aspectos:

– Hay que realizar un análisis previo del agua que se va a utilizar para el riego de los huertos a fin de evaluar su calidad agronómica y evitar algún tipo de contaminación de la misma.

– Asimismo, es aconsejable el análisis periódico del agua para garantizar que conserva sus propiedades y no existe ningún tipo de contaminación (parásitos o microbios patógenos) que pudiera suponer un riesgo para la salud de las personas.

– De igual manera, es útil realizar análisis del agua para valorar la salinidad de la misma ya que esta puede variar y afectar a los cultivos hortícolas. En todo caso, es recomendable contar con especialistas que ayuden y orienten en las mejores prácticas a seguir.

Se recomienda, pues, la utilización de riego por goteo ya que es el sistema más efectivo (95 %) para el ahorro de agua y el aporte adecuado a las plantas.

Esta recomendación del riego por goteo no implica que se descarte completamente el riego tradicional si se realiza de manera correcta (70 % de eficiencia) ya que es preciso contemplar otros aspectos de tipo social relacionados con el riego (goteo vs tradicional):

El riego tradicional implica tanto la aceptación de unas responsabilidades con el huerto como una mayor vinculación del ser humano con las plantas. El riego por goteo localizado puede ser útil para grandes extensiones o para agricultores profesionales, que no disponen de mucho tiempo para realizar el riego. En unos huertos sociales ecológicos, el riego por goteo localizado puede suponer la ausencia prolongada del huerto por los ciudadanos. El riego tradicional obliga al ciudadano a estar presente en los huertos cada 3-4 días como máximo. Además, supone un ejercicio mental considerable al tener que organizar tanto el tiempo (horas, días, semanas, estaciones) como el espacio (lomos, bancales, tipos de plantas, etc.). Cada estación, lomo o planta necesita un aporte de agua diferenciado lo que exige un cierto cálculo mental que puede ser beneficioso para personas mayores o con problemas psicológicos.

El momento de riego no debe contemplarse exclusivamente como el aporte de agua a las plantas, sino que es un momento de encuentro en el que se intercambian impresiones, experiencias, anécdotas o consejos.

Aun cuando se instalan eficientes sistemas de riego por goteo localizado, los hortelanos tienden a utilizar algunas mangueras o regaderas. En la mayoría de los casos se debe a una tradición heredada y a cierta desconfianza hacia el sistema de riego por goteo. Por ello, será labor de los responsables técnicos y/o del Ayuntamiento realizar una continua labor pedagógica de demostración de las virtudes y efectos positivos que proporciona este tipo de riego.

  1. Luz solar

Conocer la incidencia de los rayos solares también es un factor importante a la hora de elegir la localización del huerto. Para la horticultura lo ideal es la luz directa del sol, pudiéndose jugar con la orientación de las parcelas para que la luz llegue en el mejor ángulo posible. Para ello, se aconseja que la disposición de las parcelas y de las hileras de cultivos sea norte – sur

Es preciso valorar la cantidad de radiación solar que llega a lo largo del día, teniendo en cuenta el amanecer, cenit y ocaso del sol. Asimismo, conocer la diferencia de cantidad y ángulo de la luz solar que llega entre las estaciones de invierno, primavera/otoño y verano.

  1. Incidencia del aire

La cantidad, calidad del aire y la dirección del viento también son importantes para la localización de los huertos sociales ecológicos. La ubicación del huerto debe tener en cuenta una circulación del aire correcta para minimizar los riesgos por contaminantes atmosféricos o episodios de alta ventosidad que pudieran destruir los cultivos.

Es preciso elegir terrenos bien aireados pero no excesivamente expuestos a fuertes corrientes de viento. Si nos encontramos en un terreno montañoso es útil conocer si los huertos se sitúan a barlovento o sotavento. En un espacio abierto como una llanura, es útil la instalación de setos vivos o paravientos dada la mayor incidencia del aire.

  1. Infraestructuras y equipamiento necesario
  • Accesos:

Los huertos deben disponer de una o varias entradas amplias por la que pue-dan acceder vehículos grandes como un tractor, camión o turismo, ya que se realizarán descargas de tierra, material de construcción, abonos, etc.

Hay que hacer hincapié en que el acceso a los huertos deberá ser universal, es decir, al ser un espacio público, similar a una plaza o jardín, estará permitido el acceso al recinto de huertos (por los caminos habilitados, nunca por el terreno cultivado) a todos los ciudadanos, independientemente de su condición de hortelanos/ o vecinos del municipio. En la puerta principal se recomienda la instalación de paneles informativos explicando:

– El  proyecto  (iniciativa, objetivos, patrocinadores, logos, etc.

– Las normas básicas de convivencia, como el acceso universal, libre y gratuito, las sanciones por vandalismo o robo, etc.

– El horario de apertura. Se recomienda que los huertos sociales ecológicos tengan el mismo horario de apertura que otros espacios públicos del municipio como un jardín o parque que disponga de vallado. La apertura del recinto se podrá realizar a través del personal propio o delegando estas funciones en algunos responsables de los huertos.

– El contacto telefónico y por correo electrónico del Ayuntamiento y de algún responsable del huerto.

  • Caminos:

Como mínimo se dispondrán tres caminos. Dos caminos que se crucen de manera perpendicular si el parcelario es cuadrangular, dejando la zona de cruce como zona de uso común, reunión, etc. Y un camino perimetral, junto a la valla protectora que circunvale todos los caminos. Se recomienda que estos caminos tengan una anchura mínima de 3 metros.

En todo caso, es preciso recordar criterios de accesibilidad para personas con movilidad reducida, por lo que se recomienda que la anchura de los caminos sea como mínimo de 1,5 m. De igual manera, se recomienda para el firme la utilización de tierra compactada (albero por ejemplo), grava o pavimento de zahorra artificial compactada.

  • Red de riego:

En el apartado de “Agua y Riego” se ha abordado ampliamente esta cuestión. Es necesario calcular previamente la capacidad de fuente de agua que disponen los huertos y las necesidades de riego que van a tener los mismos.

En todo caso, de manera general se deberá tener en cuenta el resultado de los análisis del suelo y agua, las condiciones climáticas, la dotación y las necesidades de agua tanto del conjunto de la finca destinada a huertos como a nivel individualizado de cada parcela. En todo caso, es conveniente encargar a un especialista en la materia el diseño de la red de riego y el conjunto de instalaciones hidráulicas necesarias.

  • Instalación eléctrica:

En la localización de los huertos hay que considerar la existencia de alguna línea eléctrica ya que será necesario, como mínimo:

– Línea trifásica de alimentación de la bomba de agua y alimentación de electroválvulas de la red de riego (hay diversas electroválvulas que no requieren de alimentación eléctrica por lo que si no hay necesidad de bombeo de agua, la fuente de electricidad no es necesaria). Construcción de arquetas de registro e instalación del cuadro secundario de la bomba

– Instalación de alumbrado de la zona de la caseta (si es compartida) mediante circuitos bajo tubo e instalación de focos halógenos.

Una opción muy recomendable es apostar por la instalación de diversas placas solares o pequeños molinos eólicos como fuentes de energía, adaptando su tamaño y colocación al espacio disponible, sin alterar el paisaje de los huertos o del entorno.

Si se instala algún alumbrado exterior, este se recomienda para el camino perimetral o la zona común de ocio, dejando el interior de las parcelas sin luz. Hay que recordar que las actividades en un huerto se realizan durante el día siendo innecesaria por ello la iluminación de las parcelas por la noche. Asimismo, se contribuye a no aumentar la contaminación lumínica de este espacio o del entorno.

  • Cerramiento:

Los huertos se situaran en un terreno aislado, por lo que es conveniente la instalación de un cerramiento exterior que proteja de acciones vandálicas o robos en los huertos. Existen muchos tipos y modalidades de vallado por lo que se podrá decidir cuál le conviene más según su presupuesto, fiabilidad, etc. En todo caso, se recomienda instalar un vallado que permita la circulación del aire hacia las parcelas así como la perspectiva visual de los huertos desde el exterior. Los muros de ladrillo o mampostería no se recomiendan por impedir el paso del aire y la visualización desde el exterior. Se debe optar igualmente por integrar el cerramiento, procurando no distorsionar en el paisaje.

Para separar o señalar las parcelas, se recomienda la utilización de algún elemento rígido como un bordillo o hilera de ladrillos fijos en el suelo. Con ello, se evita que se puedan desplazar con el paso del tiempo, ampliando o disminuyendo las parcelas algunos hortelanos de manera unilateral. La división utilizando estacas y cuerdas, genera futuros conflictos de tipo territorial por movimientos de lindes, estrechamiento de caminos principales y secundarios, etc.

Junto a ese bordillo fijo, se recomienda la separación de las parcelas utilizando setos vivos o alguna valla de madera de baja altura. De este modo, se señala claramente cuál es la superficie de cada parcela facilitando al mismo tiempo el contacto social entre los hortelanos, al no tener que superar vallados de gran altura.

  • Setos vivos:

Los setos son estructuras vegetales donde árboles, arbustos e hierbas forman un pequeño ecosistema. Pueden ser restos de bosque o fruto de plantaciones. A pesar de los muchos efectos positivos de los setos, en múltiples ocasiones estos han sido olvidados por la agricultura convencional.

Se recomienda su utilización ya que, frente a un muro o una alambrada, un seto mejora el paisaje de los huertos embelleciendo este espacio público.

El seto debe estar constituido principalmente por especies autóctonas. En la región mediterránea encontramos multitud de arbustos, matorrales y plantas aromáticas idóneos para utilizar, como romero, tomillo, orégano, salvia, lavanda, etc.

A grandes rasgos, el seto permite una mejora microclimática, optimizando las condiciones y el rendimiento de los cultivos (más humedad, más polinización…). También actúa evitando la erosión, reduciendo la escorrentía superficial, facilitando la infiltración y la formación de reservas de agua, ayudando a consolidar márgenes e incluso actúan creando una barrera que protege, en cierta manera, de la deriva química de otras parcelas cercanas.

Se puede destacar por último que el seto, además, nos va a permitir mejorar la biodiversidad del huerto, sirviendo de refugio para la fauna auxiliar que nos va ayudar a controlar las plagas.

  • Casetas para los hortelanos:

Los hortelanos  van a necesitar algún espacio para guardar las distintas herramientas. Si no se prevé la construcción o instalación de algún tipo de casetilla o habitáculo, los propios ciudadanos/as van a construirlas o instalarlas de diferentes maneras utilizando diversos materiales. Estos habitáculos son objetos de bricolaje que aprovechan restos y desechos de maderas, chapas o ladrillos. En ocasiones, el resultado es bastante aceptable siendo en cambio desastroso en otras, por lo que la imagen y el paisaje de los huertos puede verse fuertemente dañado al tener casetillas o habitáculos de escasa o nula calidad.

Existen varias fórmulas, siendo las más comunes son:

»        Arcones anclados en el suelo. Pueden ser de diversos materiales (ladrillo, mampostería, acero, etc.).

»        Conjunto de cañas (“Tipis indios”). Las cañas se disponen en vertical desde el suelo, cerrándose en su límite superior y dejando una abertura en la base para acceder a las herramientas y materiales. Tiene la ventaja de que distorsionan poco el paisaje, pero hay que tener en cuenta que es preciso incorporar algún material impermeable en el interior para que no se moje lo almacenado en el interior. Asimismo, hay que recordar que la mejor opción para obtener cañas, es su adquisición en tiendas especializadas

»        Casetas colectivas en el exterior de los huertos. Puede construirse o instalarse un solo edificio de gran dimensión, en el que distribuir internamente taquillas para cada parcela o simples banquetas con una percha en la pared con el nombre o número de parcela. Una versión de esta fórmula seria la utilización de contenedores de mercancías reutilizados y adaptados para este uso.

  • Zona para residuos:

Es preciso diferenciar entre residuos vegetales compostables y otros residuos (envases, papel, etc.) que pueden ser recogidos de manera selectiva.

» Compostera

La compostera es el lugar físico donde los hortelanos/as podrán depositar los restos vegetales. El Ayuntamiento puede disponer de un espacio común para todos o instalar pequeñas composteras en cada parcela. Existen muchos modelos de composteras, que se pueden construir incluso reciclando materiales. En todo caso, es importante que las composteras en cada parce-la tengan las siguientes características:

– Huecos laterales o sistema de ventilación para permitir la entrada de oxígeno.

– Apertura y cierre superior por la que introducir los restos vegetales.

– Base de la compostera en contacto con la tierra, para permitir la entrada de aire y acceso de los organismos que habitan en el suelo y se encargan de la descomposición de los materiales.

– Disponibilidad de una fuente de agua cercana para poder humedecer el compost cuando sea preciso.

La correcta elaboración del compost exige ciertos conocimientos técnicos para controlar la temperatura, humedad, madurez, calidad del compost, etc., por lo que se recomienda contar con profesionales especializados que puedan asesorar a los hortelanos/as. Igualmente, la compostera se presenta como un espacio pedagógico idóneo donde transmitir conocimientos prácticos acerca de la naturaleza, el reciclaje, el ciclo de la vida, etc.

» Recogida selectiva

El Ayuntamiento debe situar en las proximidades de los huertos, diferentes contenedores de recogida selectiva e insistir a los hortelanos en el uso correcto de los mismos, depositando todos aquellos envases, papel/cartón y vidrios que ya no necesitan.

  • Otros equipamientos:

» Zona de Ocio

Los huertos sociales ecológicos deben ser espacios atractivos para el ocio y el reposo, no solo de los hortelanos, sino de todos los ciudadanos del municipio. Por ello, es aconsejable facilitar la estancia de los vecinos y vecinas instalando bancos, fuentes y demás mobiliario urbano que facilite la permanencia de dichos vecinos.

Si existe espacio, también puede instalarse una zona de juegos infantiles para que los más pequeños se familiaricen con el paisaje de huertos mientras los padres, madres y abuelos realizan sus tareas en el huerto o simplemente descansan en la zona de ocio.

  1. ORDENANZAS Y REGLAMENTOS DE USO

Los huertos sociales ecológicos necesitan unas normas, reglamentos u ordenanzas para poder organizarse y gestionarse de manera que satisfaga las necesidades, libertades, derechos y obligaciones de todos los actores sociales implicados (administración pública, técnicos, ciudadanía, etc.).

Es preciso recordar que la inexistencia de unas Ordenanzas Municipales y de un Reglamento interno de uso y gestión es el principal motivo de conflicto en los huertos sociales ya existentes.

Las dificultades con las plantas pueden solucionarse con procedimientos técnicos (lucha contra plagas, rotaciones, etc.), pero la mayoría de los problemas en los huertos proceden de las relaciones sociales entre las personas y colectivos y estos con el ayuntamiento, teniendo estos problemas soluciones bastante más complejas. Entre los problemas más destacables destacan las disputas por lindes entre parcelas, ocupación de caminos y zonas comunes, los robos internos y externos, la permanencia indefinida o el intento de heredar parcelas, la indefinición de competencias en tareas a realizar bien por los hortelanos, bien por el ayuntamiento (reparaciones de infraestructuras, apertura y cierre, sanciones, etc.).

La presencia y el uso por parte de los ciudadanos de un suelo público, de unas instalaciones públicas o de un equipamiento público, debe ser regulada con el fin de enmarcar claramente los derechos y obligaciones tanto de la propia administración pública como de los ciudadanos. Al igual que ya se realiza en el uso y gestión de otros equipamientos y servicios municipales como las instalaciones deportivas, los huertos sociales ecológicos deben contar con una Ordenanza Municipal o un Reglamento de Uso que garantice cuestiones como la igualdad en el acceso, la transparencia, el carácter público y no privativo de los espacios, el uso correcto de abonos, la correcta gestión de los residuos vegetales, etc.

Las ordenanzas municipales (o los reglamentos de uso) deben adaptarse a la realidad de nuestro municipio y deben realizarse de manera conjunta entre diferentes especialistas o técnicos en temas agrícolas, urbanísticos, sociales, medioambientales y legales.

Una vez redactada la Ordenanza Municipal, los departamentos jurídicos y legales del Ayuntamiento deben supervisar dicha ordenanza para que se ajuste y no sea contradictoria con la legislación autonómica y/o estatal.

En definitiva podemos decir que es necesario desarrollar todo un programa de comunicación, formativo, legal, administrativo y de gestión para conseguir establecer con éxito un Centro de Horticultura Social que puede ser germen y motor de desarrollo para nuestra localidad y nuestros vecinos. Desde la ACH estamos totalmente convecidos de la necesidad y oportunidad de implantar esta medida en nuestro municipio, así lo venimos pensando desde hace tiempo y la observancia de los proyectos implantados en otros lugares no hace sino afianzar nuestro pensamiento. Además, y como ya hemos citado sucintamente más arriba, Hinojosa cuenta con uno de los 348 centros educativos de Andalucía que participa en el programa Ecoescuela, de los cuales sólo 33 son de la provincia de Córdoba, por lo que encontramos aquí otra razón más para acometer tal iniciativa.

Para acabar, decir que desde la ACH nos ponemos a disposición del Ayuntamiento de Hinojosa para colaborar en todo cuanto sea necesario.

Datos de Contacto:

Asociación Cívica Hinojoseña.

A/A del Sr. Alcalde del Ayuntamiento de Hinojosa del Duque

 

2 comentarios en “Centro de Horticultura”

  1. Huertos sociales en Hinojosa? La comparación con las otras tres grandes ciudades roza el sarcasmo. Hablamos de grandes núcleos con pocas zonas verdes accesibles para el.cultivo.Mientras que en Hinojosa existe tierra para dar y regalar. Creo que los huertos sociales no son una prioridad que motive a la ciudadanía. Pienso o tal me equivoco, que en Hinojosa existen tierras accesibles de sobravpara componer un Huerto. Tal vez sea más efectivo centrar esfuerzos en aquello donde flaqueamos: comunicaciones, industrias y turismo. Esas si son nuestras fuentes de riqueza.

    Un lector e hinojoseño.

    Me gusta

  2. Estimado señor lector hinojoseño, le respondo mi condición de miembro de la ACH, sin ánimo de ser exhaustivo le hago notar que:
    1º- La entidad a la que pertenezco ha presentado varias propuestas, entre ellas algunas referidas a los temas que usted cita.
    2º- No vivimos momentos de ser “ANTI NADA” más bien son tiempos de ser “PRO TODO”, no nos podemos permitir dejar escapar una sola oportunidad de desarrollo socioeconómico para nuestra localidad.
    3º- En cuanto a la facilidad de acceso a la tierra que dice usted hay de sobra, pregunte a los muchos jóvenes hinojoseños que no han podido acceder a las ayudas de la Junta de Andalucía por falta de acceso a la titularidad de terrenos admisibles.
    4º- Con que sólo uno de las personas que puedan ser usuarios de los huertos sociales, consiguiese dar el paso para establecerse como profesional, estaría bien empleado el esfuerzo, no digamos si de ellos se derivasen actividades de agroindustria, industria alimentaria o agroturismo.
    4º- Le hago saber por el presente mensaje, algo que ya es cosa sabida por repetida en todos los actos de la Cívica, nuestra asociación está abierta a todos y a recibir todas las propuestas que nos hagan llegar y que en las medidas de nuestras posibilidades impulsaremos si estimamos que pueden ser en beneficio de nuestros paisanos, si usted tuviera o tuviese alguna idea de desarrollo que considere es digna de poner en práctica, le conmino desde estas líneas a ponerse en contacto con nosotros, para así poder comenzar a colaborar juntos en pos del bien común.
    Un saludo y siga leyendo que no hace daño.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s